Remedios Caseros para las Várices Gruesas

Remedios Caseros para las Várices Gruesas
Califica el Artículo

Las várices gruesas son aquellas que por diversas razones permanecen dilatadas y, en efecto, cada vez se hacen más grandes. Son totalmente visibles y pueden aparecer repentinamente en cualquier parte del cuerpo. Más que todo suelen presentarse en las piernas y resulta un grave problema tanto de estética como de salud.

 Normalmente se brotan o aumentan su tamaño cuando las mismas no cuentan con suficiente capacidad de impulsar sangre, o simplemente han dejado de funcionar. Esto produce que el flujo sanguíneo se concentre en ellas y luego se inflamen. Pueden ser causadas una condición congénita, por tromboflebitis o, en ocasiones, producidas por una descompensación hormonal como en el embarazo.

Aviso Importante para Eliminar las Várices

Te invito a que conozcas el Método Paso a Paso que seguí para Eliminar Totalmente mis Várices en muy poco tiempo. Haz Clic Aquí

Según varios portales, existen tres tipos de várices, por lo que lo ideal para determinar un tratamiento idóneo para ti es necesario que identifiques cuál es tu caso:

  • Las de menor tamaño que llevan diferentes nombres como varicosidades, varículas, vívices, arañas vasculares, telangiectásias, etc. Estas suelen ser, principalmente, de caso estético. Algunas veces pueden ir acompañadas de pesadez y cansancio en las piernas.
  • Las de tamaño medio responden al nombre de várices reticulares. Estás ya comienzan a ser un problema de salud al estar ligadas a la producción de flebitis superficiales muy dolorosas.
  • Por último, están las más gruesas. Reciben el nombre de tronculares porque dañan principalmente  los troncos venosos de la safena interna y externa de los miembros inferiores. Tienden a complicarse con el tiempo.

Remedios para las Várices Gruesas

varices gruesas en las piernas

Aunque todo va a depender del tamaño,  hay muchos remedios caseros para las várices gruesas que consigues fácilmente en internet. Si eres de las que se avergüenza de lucir sus piernas por su apariencia, o si sufres por los diversos trastornos que esto conlleva, te invitamos a que sigas leyendo nuestro artículo para que conozcas lo que debes hacer.

Las personas afectadas suelen recurrir a cualquier mecanismo que les genere alguna esperanza de volver a ver sus muslos libres de várices. Los baños con agua caliente son recomendables, así como los masajes que incluyan productos para favorecer la vaso dilatación y aquellos que estimulen la circulación.

Por otro lado, el ajo además de ser 100 % natural  es reconocido como un excelente vaso dilatador.  Es por ello que se usa para un control eficaz de las várices. Para un resultado eficaz podrías mezclar tres dientes de ajo, previamente pelados, y macerados con tres cucharadas de aceite de oliva y el sumo de un limón. Debes dejar reposar durante un día y luego aplicarlo en la zona deseada. Remedio casero y efectivo.

El agua de eucalipto también suele cumplir la función de vasodilatadora. Se recomienda usarla durante un relajante baño, dejando un día de descanso. También existen cremas a base de esta planta destinadas a lo mismo.

Realiza el ejercicio de la bicicleta, bien sea en la cama o en el piso. Esto incrementará la circulación de la sangre, disminuirá el dolor y te hará sentir mucho mejor. Luego eleva tus piernas en una silla o en la pared por unos 20 minutos.

Deja a un lado el sedentarismo. Retoma tus actividades físicas y, de ser el caso, elimina por completo el tabaquismo o el cigarro.

También existen medias para tratar los problemas de circulación y mejorar el aspecto de las piernas. Estás las consigues fácilmente y no suelen ser costosas.

La alimentación es fundamental, resulta esencial que incluyas en tu dieta alimentos altos en omega 3, incrementar el consumo de verduras y frutas. Deberás disminuir la ingesta de grasa y de carne roja.

Si no quieres un proceso natural, puedes recurrir a la escleroterapia, un tipo de inyección de sustancia química que va directo en la luz de la variz y hará que posteriormente vaya desapareciendo.

Aunque no existe algún medicamento que les devuelva a las venas su capacidad de impulsar la sangre nuevamente, es posible controlar los síntomas para evitar que se reproduzcan o empeoren.

Detecta los síntomas

Es necesario que sepas que los síntomas comunes suelen ser confundidos con los de cansancio habitual.  Pesadez, hormigueo, ardor e incluso dolor son las principales señales de alerta. Es necesario que ante la presencia de cualquiera de estos acudas de inmediato a un especialista.

La mayoría de las personas no suelen prestarle atención a estos indicios del cuerpo y, por lo general, la enfermedad suele avanzar y agravarse. En algunos casos, los síntomas suelen ser más intensos y persistentes durante el proceso de formación. Este brote no se desvanecerá si no se trata a tiempo.

Leave a Reply